Banksy y otros: grandes defensores de la naturaleza con su arte urbano

La expresividad del arte urbano y su capacidad de encontrarse en todos los rincones de distintas ciudades lo convierte en una herramienta importante para la conciencia ecológica.

Así lo demuestra, Banksy,  uno de los artistas callejeros más reconocidos del mundo que ha dejado pequeñas muestras de obras de arte con mensajes ambientales en lugares como Inglaterra, Francia, Austria, España, Estados Unidos, Australia y hasta en la franja de Gaza.

Sus trabajos son irónicos, controversiales, sarcásticos, rebeldes e irreverentes, las obras de Banksy fueron hechas en la calle y para la calle, y tienen como público al transeúnte casual. El hecho de que la mayor parte de las piezas esté en espacios públicos hace que el trabajo esté sujeto a los estragos del tiempo y del vandalismo.

En diciembre de 2009 pintó  con aerosol “I don’t believe in global warming” (no creo en el calentamiento global), en mayúsculas rojas en una pared del canal Regent’s en Camden, al norte de Londres. Las palabras desaparecieron debajo del agua.

Y no es la única de sus obras con un componente ambiental. En 2010 creó el mural “I remember when all this was trees” (Recuerdo cuando todo esto eran árboles), que fue subastado años después por 400.000 dólares.

El lince ibérico de residuos plásticos: obra destacada de otro artista callejero

Ésta obra pertenece al lisboeta Arturo Bordalo, conocido artísticamente como Bordalo II. El problema medioambiental de la acumulación descontrolada de residuos plásticos en todo el mundo es fuente de inspiración para muchos artistas de todo el mundo. Vale la pena visitar la galería de su obra, donde presenta una belleza paradójicamente colorida creada a partir de los restos de objetos de la vida cotidiana. Así, desde el año 2019 se puede ver a este lince ibérico gigante en los parques nacionales de la capital portuguesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *