como cuidar la casa

¿Cómo cuidamos nuestra casa común?

Si entendemos la importancia de hablar sobre el medio ambiente, sabremos que todos debemos ser parte de su cuidado, la atención nos involucra a todos; a las las empresas, los hogares y escuelas y, cuanto antes, es necesario hacer nuestro aporte para colaborar en el cuidado del ambiente en que vivimos.

Si bien en nuestra vida cotidiana tenemos grandes oportunidades de ser parte de esta defensa y cuidado, asumiendo un rol responsable, creemos de vital importancia hablar del medio ambiente en las escuelas, en el aula, porque aprender e incorporar estas nociones desde nuestra etapa escolar nos puede llevar a desarrollar un imaginario y un estilo de vida que colabore a ese todo del que somos parte.

Nos queremos centrar en la importancia de abordar el cuidado del medio ambiente desde la escuela…

El medio ambiente como fuente de recursos necesarios

Todos utilizamos gran cantidad de recursos naturales para cubrir nuestras necesidades, entre esas: El alimento, la vestimenta, objetos de uso cotidiano, entre otros.

Visualizarlo desde niños nos ayuda a pensar y desarrollar nuevas y mejores formas de relacionarnos con el medio en que vivimos.

El medio ambiente como fuente de energía

Hablar con las futuras generaciones, desde temprana edad, sobre la importancia de los recursos naturales como proveedores de energía autosustentable nos permite visualizar opciones de ahorro energético. Por ejemplo: la energía solar y la energía eólica

Desde la educación promovemos buenas acciones ecológicas

Los niños y jóvenes de hoy son los custodios de esta tierra nueva que queremos. Abordar la temática desde la escuela, aprendiendo a realizar acciones positivas, de defensa y cuidado, seguramente posibilitará preservar nuestra casa común y extender sus años de vida.

Pensar soluciones para un mejor futuro

Pensar las estrategias que podemos impulsar y llevar adelante es la ventaja que posibilitará revertir los daños que estamos causando o al menos entender que empezar por pequeñas acciones, que puedan motivar a otros agentes, es el camino a seguir.

Todos somos corresponsables en esta tarea pero creemos que los niños y jóvenes son los fuertes agentes de cambio, junto a los cuales podemos pensar en conservar una tierra más saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.