materiales biodegradables

Contaminantes no degradables y degradables.

¿Que se entiende por contaminante?

Una sustancia que se encuentra inserta en un medio al cual no pertenece o que lo hace a niveles que pueden causar efectos (adversos) para la salud o el medio ambiente.

Si hablamos de contaminantes no degradables nos referimos a contaminantes que no se descomponen por procesos naturales. Por ejemplo, el plomo y mercurio.

Y contaminantes de degradación lenta o persistente son aquellas sustancias que se introducen en el medioambiente y que necesitan largos períodos de tiempo para degradarse, por ejemplo: madera, lana, papel, cartón. Estos materiales son biodegradables, es decir, todos aquellos que pueden ser destruidos por los microorganismos como insectos, bacterias u hongos.

En nuestra vida cotidiana estamos constantemente vinculados a estos tipos de contaminantes. Por ejemplo: si hablamos de bolsas biodegradables, ¿cuánto tiempo tarda una bolsa en descomponerse?

El plástico común tarda entre 300 y 350 años en degradarse, mientras que el plástico biodegradable tarda tan solo 6 años o hasta meses dependiendo de su fabricación, es por esto por lo que es una alternativa al plástico sostenible.

Las bolsas biodegradables son una de las opciones más extraordinarias para proteger el medioambiente de la contaminación debido a que el material con el que están realizadas puede descomponerse en la naturaleza, mediante la acción enzimática de microorganismos como bacterias, hongos y algas; transformándose en nutrientes, sirviendo como abono orgánico al suelo.

¿Qué beneficios tiene el plástico biodegradable?

Supone un ahorro energético en la producción. No consumen materias primas no renovables. Reducen los residuos que no son biodegradables y que contaminan el medioambiente. No contienen aditivos perjudiciales para la salud.

Entre la principal ventaja de los materiales biodegradables es posible mencionar que, tras su degradación o reciclaje, no quedan residuos y reducen las emisiones de carbono. La reducción de la huella de carbono es el principal motivo por el que optar por los materiales biodegradables.

En la vida cotidiana podemos hacer elecciones que nos ayuden a cuidar el medioambiente en que vivimos y preservarlo, pensando en un futuro sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.