Hablemos de aluminio

El reciclaje de aluminio es un proceso muy valioso para ahorrar en recursos. Al reutilizar este metal, se reduce el gasto que supone la fabricación de aluminio desde cero. Para reciclarlo, sólo se necesita fundir el aluminio y volver a darle forma, un procedimiento que cuesta menos dinero y energía que el proceso original.

Además, la extracción de aluminio nuevo del suelo genera contaminación.

Entonces, extender la vida útil de este metal es, sin duda, la mejor opción.

Dado que el aluminio tampoco se corroe puedes reciclarlo varias veces sin perder nada de material. Bien tratado, tiene un potencial de reutilización prácticamente infinito.

Si buscas una manera fácil de contribuir al cuidado del medio ambiente desde casa, el reciclaje de aluminio es una manera excelente de comenzar. Todo está hecho de aluminio (desde latas de gaseosa, recipientes de comida, repuestos de automóviles y electrodomésticos) y pueden reutilizarse una y otra vez para fabricar productos nuevos.

Algunos aspectos sencillos a tener en cuenta si deseas empezar a reciclar aluminio:

-Busca lugares que reciclen aluminio. Ejemplo: un reciclador de chatarra

-Prepara el aluminio para reciclarlo: enjuaga todos los restos de comida/bebida. Ejemplo: latas de gaseosa.

-Trata las latas de aluminio antes de reciclarlas.

*Déjalas intactas si las vas a reciclar junto a otros materiales.

*Aplasta las latas para separarlas de otros materiales reciclables.

– Averigua el precio del aluminio reciclado.

Sí, también puedes aportar a tu economía con esta buena acción.

Repasando…

-El aluminio reciclado es más barato de producir que el nuevo.

-El aluminio reciclado también requiere menos energía que el nuevo para su fabricación

-Durante el proceso de reciclado no pierde propiedades. Por lo que, una vez fundido y reducido a materia prima pura, vuelve a ser aluminio sin diferencia alguna del que se fabrica por primera vez.

Solo es cuestión de pensar cómo aportar a esta tarea de cuidar nuestra tierra y motivar a otros a estas iniciativas de cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.