¿Por qué necesitamos una ley de humedales?

De acuerdo al artículo 41 de la Constitución Nacional, nuestros humedales requieren de la Ley de Presupuesto Mínimo de Protección Ambiental para asegurar su conservación y aprovechamiento ambientalmente amigable.

Los principales puntos de una ley que los proteja, conserve y aproveche responsablemente, radican en:

Uso respetuoso


Los humedales se degradan cada día. La mejor manera de protegerlos es apoyar usos y actividades ambientalmente amigables que mantengan sus funciones ecológicas y eviten su alteración. Las autoridades deben monitorear las actividades humanas para proteger los humedales a través de evaluaciones de impacto ambiental. Para los lugares que se han deteriorado, es recomendable la rehabilitación basada en procesos de planificación e implementación participativos y estratégicos.

Fondo de Humedales


Los humedales no se pueden proteger sin un presupuesto. Se necesitan inversiones para igualar el papel de estos valiosos ecosistemas en el bienestar nacional y mundial. Es de vital importancia redirigir los incentivos gubernamentales para actividades dañinas para promover los esfuerzos de conservación, el uso ambientalmente racional y la regeneración.

Compromiso civil


La ley es necesaria para visibilizar el patrimonio cultural material e inmaterial desarrollado en los humedales: modos de vida y medios, así como conocimientos tradicionales y locales. Debe cesar la supresión de derechos y el proceso de despojo y desplazamiento forzado de comunidades. Es necesario trabajar para lograr un proceso de toma de decisiones oportuno, amplio, eficiente e informado.


Valores


El registro de los humedales es importante, pero las sanciones en virtud de la Ley de Humedales no pueden depender de la finalización de esta tarea. Sería fundamental un proceso colaborativo que involucre a los residentes de los humedales y otros actores de la sociedad civil.

No hay producción, desarrollo humano ni vida posible con ecosistemas destruidos. Se necesita el compromiso y la decisión política. Creemos que las demandas populares tienen que ganar fuerza y el camino es seguir alzando la voz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *