Salud ambiental

La salud ambiental es parte de la salud pública, que se ocupa de trabajar en la prevención de las enfermedades, prolongar la vida y promover la salud, a través del esfuerzo organizado de la comunidad.

Cuando hablamos de salud ambiental y de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, decimos que es aquella disciplina que comprende los aspectos de la salud humana, aquí incluimos la calidad de vida y el bienestar social, que son determinados por factores sociales y psico-sociales, ambientales, físicos, químicos y biológicos. 

Es importante hacer foco en los factores ambientales naturales como temperaturas extremas, humedad elevada, velocidad del viento, topografía del terreno y la presión barométrica, que tienen efectos probados sobre la salud respiratoria y cardiovascular de las personas.

Un medio ambiente limpio es esencial para la salud y el bienestar de las personas. La contaminación ambiental genera efectos negativos en nuestro sistema respiratorio; Inflamación de garganta, irritación, enfermedades respiratorias de todo tipo y agravamiento de las que ya tenemos, como puede ser el asma, dado que la contaminación ambiental del aire es la más importante.

Algunas cuestiones básicas que podemos  incorporar en nuestra vida cotidiana para cuidarnos y cuidar el medio ambiente:

-Más  vegetales y menos carne:  Una dieta con menos contenido de carne y más productos vegetales contribuye a reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero y nos motiva a seguir una alimentación más saludable.

-Siempre que puedas, camina: La esperanza de vida está directamente vinculada a la calidad del aire, es decir que cuanto menos contaminado esté el aire mayor será la expectativa de vida.

-Comparte bienes en vez de poseerlos: Aquí podemos hablar de un consumo colaborativo que nos invita a  contribuir al ahorro de recursos naturales tales como materias primas y energías y reducir así los impactos sobre el medio ambiente y la salud

Come más sano: La contaminación que está fuera, en el medio ambiente, también afecta nuestro organismo, nuestro cuerpo.  La idea de incorporar a nuestra rutina el consumo de productos ecológicos que sean buenos para la salud y la naturaleza es relevante a la hora de pensar en una alimentación saludable y sostenible.

Fomenta el empleo verde y la economía sostenible: Este estilo de vida y práctica evita emisiones de gases de efecto invernadero, reduce los residuos y la contaminación, promueve el cuidado del agua, protegiendo la biodiversidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *